Google+

ES LA HORA...

"Bienvenidos a CRONICAS..."

Marquesina Cronicas"

CRONICAS DE RIDDICKTitulo de la entradaTitulo de la entradaCRONICAS DE RIDDICK

Porque "CRONICAS DE RIDDICK"...

"Llegaste Aqui"

CRONICAS DE RIDDICK 3

redes

Mis Sitios en las Redes

miércoles, 14 de noviembre de 2012

“La Ironía traslucida por la falta de Ética y Moral” (Las Máximas que Cristina jamás aprenderá)


Corría el año 1823, -Diciembre precisamente-, cuando el Gral. D.J. de San Martín de vuelta en Buenos Aires tras su campaña Libertadora que había provocado el alejamiento de su familia,  pudo reencontrarse con su hija Merceditas, una niña de 7 años casi una desconocida para el, con quien no solo había tenido la oportunidad de compartir su niñez sino tampoco la posibilidad de forjarle su carácter y personalidad, además de recibir una educación con los conocimientos escolares de la época.

Ante la necesidad de compensar ese tiempo transcurrido y atenuar la preocupación de que su hija no tuviera incorporado ciertos valores éticos y morales, el Libertador tomo papel y pluma y redacto las Máximas que representan el pensamiento de aquel pro-hombre, lo que lo convirtió definitivamente un verdadero estadista:

1. Humanizar el carácter y hacerlo sensible aun con los insectos que nos perjudican. Stern ha dicho a una mosca abriéndole una ventana para que saliese: "Anda, pobre animal, el mundo es demasiado grande para nosotros dos".

2. Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.

3. Inspirarle gran confianza y amistad, pero uniendo el respeto.

4. Estimular en Mercedes la caridad con los pobres.

5. Respeto sobre la propiedad ajena.

6. Acostumbrarla a guardar un secreto.

7. Inspirarle sentimientos de indulgencia hacia todas las religiones.

8. Dulzura con los criados, pobres y viejos.

9. Que hable poco y lo preciso.

10. Acostumbrarla a estar formal en la mesa.

11. Amor al aseo y desprecio al lujo.

12. Inspirarle amor por la Patria y por la libertad


Ud. Estimado lector debe estar diciéndose lo mismo que me dije  cuando finalice de leer estas líneas: “Que ironía traslucen estas palabras!” Ahora ¿Que hubiese sido de nuestro bendito país si hubiésemos tenido dirigentes de la talla de este pro-hombre? No cabe dudas que otro destino hubiéramos tenido como nación y como ciudadanos si al menos algunas de las frases precedentes hubieran sido puestas en practica e inculcadas desde el máximo  cargo que un ciudadano puede ocupar en el país.

Cualquier persona sensata se preguntaría porque la actual mandataria de dudosa legitimidad  en el poder, no tuvo la inspiración en estas máximas para llevar a cabo su proyecto de “desarrollo y crecimiento con inclusión social pero VERDADERA”, no un proyecto que hasta ahora solo mostró como coyuntura principal la transferencia de los recursos naturales hacia las grandes corporaciones extranjeras y el enriquecimiento desmedido empezando por el propio “matrimonio” hasta el ultimo funcionario de ambas administraciones.

Como decía mi abuelo materno “El ejemplo siempre viene de arriba”. Desde el gobernante de un país, desde el gerente de una empresa, desde el padre de una familia, es el que luego de haber empeñado su palabra deberá demostrar con  hechos y acciones concretas lo que prometió para que algún día ese gobernante, gerente o padre pueda ser juzgado como persona de honor, o bien como un simple farsante.

Por esta razón el ejemplo de la ética y la moral que nos dejo como legado nuestro Libertador en sus Máximas deberá prevalecer para las futuras generaciones. Y somos nosotros hoy quienes tenemos la responsabilidad de inculcárselas a ellas como principios básicos de convivencia y respeto para los tiempos por venir. Sin estas dos premisas, no podremos fijarnos como objetivo dar vuelta esta historia de decadencia y degradación a la que hemos llegado como país, como nación.

No podemos esperar nada de quienes nos gobiernen si éstos no emplean la ética y la moral en todos sus actos cotidianos de gobierno. Es allí donde la ciudadanía les debe recordar que se están desviando del rumbo, que están faltando a la palabra empeñada. Que cuando juraron con la frase devaluada “Que Dios y la Patria me lo demanden” sepan que esta vez SI los vamos a demandar por cada una de las promesas incumplidas. Y un anticipo de ello ya lo tuvieron el pasado 13-S con el impacto inesperado que dejo esa movilización.

Predicar con el ejemplo, con la ética y la moral, con actos transparentes y con imparcialidad serán los baluartes de personas de bien que tal vez afloren entre esa enorme marea humana que llegara en Noviembre. Seguramente de allí salga nuestro “Hombre Gris” que algún día pueda conducir con decencia los destinos de nuestra Nación.

By Riddick 

1 comentario :

Mariano Waspy dijo...

Totalmente de acuerdo. Siempre digo que hay que predicar con el ejemplo.
Saludos PTB

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...